La dichosa prueba: HYCOSY.

La dichosa prueba: HYCOSY.

¡Buenos días!

Ya estoy de vuelta para contaros todo sobre la “HISTEROSALPINGOSONOGRAFIA”, también conocida como “HYCOSY” que, como expliqué en mi anterior diario, me hicieron para comprobar la permeabilidad de las trompas. En la foto veis el recorrido que hace el contraste para comprobar la correcta circulación.

HyCoSy procedure

Ya os había comentado el miedo que me daba esta prueba, no solo porque me daba a mi en la nariz que era complicadilla por el hecho de tener que tomar antibiótico, tanto el día antes como el mismo día de la prueba, sino también por todo lo que leí en internet.

A todo esto hay que sumarle algo que no os he comentado hasta ahora y es que padezco de intestino irritable, así que a la mínima que me dan los nervios ya podeis imaginar por donde me atacan! Náuseas, dolores de barriga y retortijones.

Llamé en la siguiente menstruación después de la última consulta, para que me hicieran la prueba y me dijeron que no tenían hueco, así que tendría que llamar el mes siguiente. Me advirtió, igual que la doctora, que indicase al llamar que era la segunda vez que llamaba, porque así me darían cita seguro.

Sin embargo cuando llamé la segunda vez tampoco tenían cita, ni siquiera diciendo que era la segunda vez, así que se quedaron con mi teléfono y me dijeron que me llamarian para avisarme.

Unos dos días después me llamaron para avisarme que seguian sin tener cita, pero que, para no atrasar más la prueba, me la realizarian en el servicio de ecografías del maternal y no en la unidad de reproducción. Me dijo la enfermera con la que hablé que el proceso era el mismo y que tenía que tomarme las pastillas igual, solo que me lo harían en una zona diferente del hospital. Lo cual me llevó a plantearme, si existe esta posibilidad, ¿porque no lo hacen siempre? ¿me hubieran hecho la prueba a la primera no?

Bueno, lo importante es que me hacían la prueba miércoles santo y que, sabiendo como soy de nerviosa y que me iba a poner mala, la tarde antes mi novio me llevó a ver las procesiones que me encantan y me ayudo a desconectar  y no ponerme mala (como siempre para no variar…que yo soy muy “miedica” y me pongo nerviosa enseguida con todo jajaja)

Martes santo me tomé el antibiótico por la noche y una pastilla para dormir también. Sé que estareis pensando “Chica que no era una operación a corazón abierto!!!”. Lo sé, pero repito, soy muy muy muy miedica!! :-O

Miércoles por la mañana volví a tomarme la segunda pastilla de antibiótico y sin desayunar (porque nadie me avisó sin podía hacerlo o no) llegué a la consulta de ecogafrias a las 9:20.

Una vez allí la enfermera me dijo que me quedaba un ratito para entrar y que me tomase ya el Valium (me lo dieron en la última consulta al mandarme la prueba). Ni que decir tiene que a los cinco minutos empezó a darme un sueño impresionante. Así que allí estaba yo medio acostada en el sillón, con mi madre al lado mirando el reloj cada poco y unas dos horas después seguían sin llamarme.

Después de quejarnos mi madre y yo, y de que casi se me pasase el efecto más profundo del relajante me pasaron para hacerme la prueba.

El previo es como el de cualquier ecografía, lo de quitarse la parte de abajo y subirse  a la camilla de ginecología. Solo que después me pusieron una sonda para inyectarme el contraste, lo cual a penas noté ciertamente, aunque si noté que empezó a darme un calor muy fuerte por toda la zona. Tardaron muy poquito en empezar a hacerme la ecografía vaginal, pero no recuerdo cuanto tiempo estuvieron haciéndomela, porque solo recuerdo que había un doctor y una doctora que hablaban entre ellos y que me apretaba con el aparato en las paredes internas, lo que me provocaba mucho dolor.

Teneis que saber que a mi la suerte no me acompaña muy a menudo, porque no conseguían verme las trompas y después de un rato llegó otro médico que fue el único que vio que tenían la pantalla al revés. ¡Si como leéis!

Al ver la cara que tenía y que se me habían saltado las lágrimas, la doctora me dijo que me tranquilizase que solo quedaban unos minutos, para conseguir “una buena foto” y que, por lo que habían visto hasta ahora, parecía que tenía las trompas muy bien. ¡Por fin una buena noticia!

Salí poco después de la consulta sin poder caminar con el cuerpo totalmente recto y fui directa a la consulta de la Unidad de Reproducción para pedir cita para entregarle los resultados a la doctora. Como me vería la enfermera que dijo: “Que poco delicados son los del maternal para hacer estas pruebas desde luego siempre igual!”. Así supe, porque no lo habían hecho desde el principio.

Esa misma tarde vomité dos veces (aunque no sé si por la prueba o mi intestino irritable) y llegué a tener 38 grados de fiebre. Durante los dos días siguientes aún seguía con dolores bastante fuertes por toda la zona, aunque los vómitos y la fiebre habían desaparecido. Por suerte eran jueves y viernes santo, por lo que pude dedicarme prácticamente a relajarme en casa y descansar. Aunque he de añadir que salí procesando viernes santo, siendo mi peor decisión, porque no sabéis lo mal que lo pasé esa noche y lo que me costó que los dolores me dejaran dormir.

Los dolores que pasé fueron muy fuertes y la experiencia en general fue tan mala que no me gustaría volver a pasarla jamás, pero ¡no os asustéis! las que tenéis que haceros esa prueba, porque la prueba no me la hicieron en el lugar correcto, porque el sueño de la pastilla se había ido casi todo y que quién me hacía la prueba no tenía pinta de hacerla cada día, ni siquiera cada semana. Así que espero de corazón, por todas vosotras, que lo que pasé yo no sea lo normal.

Dos semanas después fui a la consulta para recoger los resultados que, como ya me había dicho la doctora que estaba presente, eran muy positivos. Aunque esta vez nos atendió en la consulta un doctor (he de decir que bastante seco y menos cariñoso que la doctora y que espero que no vuelva a tocarnos con él…). Me dijo que una vez que todo había sido positivo solo nos quedaba empezar con las inyecciones, aunque no me explicó más detalladamente en qué consistían…ni sin detallar, porque no nos dijo nada, a pesar de que le preguntamos…(ya os digo que no me gustó nada ese doctor).

Nos dijo que antes de empezar con los pinchazos teníamos que hacernos una serología, para saber si teníamos algún tipo de hepatitis o algún otro anticuerpo en la sangre, y que si todo salía correcto, en la siguiente consulta lo inciariamos todo. No recuerdo que nos dijera nada más, a parte de preguntarme si había perdido peso.

Y ¡hasta hoy! que aún esperamos para ir a por los resultados, el 17 de Junio y ver cual será el siguiente paso. La enfermera dijo que llamase cada poquito por si se quedaba algún hueco libre, pero de momento nos la adelantaron al 17, porque inicialmente teníamos la cita el día 27 de Junio.

¡Muchísimas gracias por seguir aquí conmigo a las que ya estabais y bienvenidas a las nuevas!

¡Un beso!

 

Anuncios

5 comentarios en “La dichosa prueba: HYCOSY.

    1. Hola guapa! No lo he contado todavia porque tengo el portatil pasando por quirofano una semana ya! Y desde el móvil…uff…ni me atrevo jajaja Esta tarde lo recogeré y si me da tiempo esta noche publico, sino mañana sin falta.
      Muchos besos y gracias!! 🙂

      Me gusta

  1. Holaa!! Recién acabo de descubrirte y aquí me tienes como una fiel seguidora más 🙂 Yo, al igual que tú, también tengo SOP y he de reconocerte que no he encontrado muchos blogs que traten este tema en la búsqueda de la maternidad, así que encantada de conocerte! 🙂
    Yo también me he hecho esta dichosa prueba, la histerosalpingografía, dos veces por si me habían parecido pocas! Y la odio, la odio con todas mis fuerzas! jaja Infinito desprecio para ella!
    Actualmente, me encuentro a punto de comenzar mi primer tratamiento de reproducción asistida en busca de mi Pequeña Canica y he decidido plasmar todos mis sentimientos en mi blog, ¡te espero!
    Un beso grande!!

    Me gusta

    1. Hola Elora!
      Esa fue la principal razón por la que hice este blog, porque hay mucha información, pero pocos sentimientos del proceso y no hay casi nada contado desde el punto de vista personal. Además de que me sirve de terapia, expresarme y saber que estais ahi para escucharme y apoyarme.
      Yo no quiero ni pensar en la posibilidad de hacerme de nuevo la prueba! Pensaba que a lo mejor la experiencia no era tan mala y que fue casi todo mala suerte mia, pero parece que a ti tampoco te fue muy bien. ¿Por qué tuviste que repetirtela?
      No lo dudes que voy a pasarme por tu blog! 🙂
      ¿En que parte del proceso de la inseminación estás ahora?
      Otro beso enorme para ti guapa!

      Me gusta

      1. Hola preciosa!
        Tuve que hacerme la prueba dos veces porque la primera vez me la pidió la clínica privada y la segunda me la solicitó la Seguridad Social. Nosotros estamos yendo por lo privado, pero de paso vamos arreglando las cosas por la S.S. “por si acaso”, que nunca se sabe! Ya no quiero hacerla más veces! jajaja
        Ahora mismo estoy a la espera de poder comenzar mi IA, estoy tomándome la píldora para intentar librarme de un quiste que me ha impedido empezar con los pinchazos, así que espero que esto se resuelva muy pronto! 🙂

        Besazos!

        P.D.: Gracias por decidirte a abrir tu blog, las SOPeras como yo te lo agradecemos!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s