Minientrada

¡¡¡¡Que se me pasa el arroz!!!!

Hoy la vecina que vive al lado de mi trabajo me ha dicho que han decidido buscar ya el bebé.

La suerte ha querido que mi abuela estuviera presente (aquí tengo que aclararos que no tenemos una buena relación, porque tiene una forma de ser que ni yo, ni la mayoría de la gente que la conoce, soportamos…de hecho fue una de las principales causas por las que me independicé).

El caso es que me ha soltado LA FRASE

¿Y tú qué? ¡Se te va a pasar el arroz!

¡¡¡¡Aaaaggggggg!!!!

Será que me ha pillado de buen humor, será que es mi último lunes antes de irme de viaje, será que, como dice mi madre, soy más flamenca de lo que debería…pues le he soltado: 

¡¡¡Si ahora venden arroz de ese que no se pasa!!!

Y tan agustito que me he quedado jajaja

Así que, cuando os suelten LA FRASE, ya sabéis que contestar! 

clasico

 

 

Un beso a todas y bienvenidas a las nuevas!!

17 de Junio. Nueva visita a la Unidad de Reproducción Asistida.

17 de Junio. Nueva visita a la Unidad de Reproducción Asistida.

Ya se que he estado totalmente desconectada, pero es que se me averió el portátil y hasta esta tarde que lo he recuperado no me había dado cuenta de que lo necesitaba tantísimo! jajaja

El martes tenía una nueva visita a la Unidad de Reproducción y estaba tan nerviosa que necesitaba relajarme e intentar no pensar en la cita, en el futuro, en nada.

Así que me he dedicado toda la semana pasada y esta a centrarme en hacer ejercicio, que tanta falta me hace, a leer durante horas y horas, y en mi cositas handmade, que tanto me gustan.

Ayer volvimos a la consulta y volvíamos a tener ante nosotros a la doctora que nos atendía las primeras veces (el doctor no me gusta mucho porque es más seco) y tan solo la sonrisa tan cariñosa que nos ofreció nada más entrar ya me sirvió para relajarme, respirar y pensar:

Ya estamos aquí, por fin vamos a dar el siguiente paso. Estamos un poquito más cerca.

Nos dio los resultados de la serología y, como esperábamos, todo estaba perfecto. Nos dijo que solo nos quedaba hacerme una eco y ver que todo estaba bien. 

No os voy engañar, aquí si me entró miedo, porque leo a mis compañeras blogueras y sois varias las que os habéis encontrado en este punto con algún folículo en los ovarios o algo por el estilo y tenía miedo de que eso también me pasara a mi. 

Así que imaginaos la alegría que me llevé al ver la sonrisa en la cara de la doctora cuando me estaba haciendo la eco. Yo soy impaciente. Muy impaciente. Por eso le pregunté directamente: ¿Esa sonrisa es buena no?. La doctora se reía y me decía espera, vístete y siéntate con tu pareja que hablemos. (Ya os digo que no puedo estar más encantada con ella).

Nos dijo que estaba todo tan perfecto que podíamos empezar cuando quisiéramos, me recetó lo siguiente:

gonal-f900

Gonal f-900: Según me ha explicado la doctora, estas inyecciones me permitirán que mi ovulo termine de formarse y sea expulsado de mi ovario, evitando que se quede almacenado formando esos “quistes” que me provoca el SOP.

Presentación-Ovitrelle

Ovitrelle 250: Estas inyecciones deberé ponérmelas después de las anteriores, porque me ayudarán a que termine de madurar el ovulo. 

No me ha explicado con mucho más detalle los efectos secundarios o demás cosas, porque cuando he querido preguntarle ya me ha lanzado el “…pero…”

¡SI, HAY UN PERO Y MUY FEO! 

Yo soy fértil, mi único problema es el SOP, por lo tanto ante una dosis normal de esta medicación podría resultar sobrestimulada y, al tener varios óvulos sin terminar de formar en mis ovarios, varios podrían terminar de madurar y salir, lo que se traduciría en un “posible” embarazo múltiple (y no hablamos de dos únicamente…porque si fuera eso, no me molestaría para nada…lo sé, mi chico dice que estoy loca jajaja).

Esto provoca que posiblemente tenga que ponerme dosis muy bajas y hacerme ecos cada dos o tres días para ver la evolución y decidir si bajarme la dosis, durante un periodo que puede superar los 20 días. 

¿Cuando empezaríamos con todo? Tendría que llamar antes del 4º día de menstruación para hacerme la primera eco.

 – ¡Genial! -dije yo- ¡Me quedan dos semanas para tener la menstruación!

-Ese es el problema, que eso es ya la primera semana de julio y las inyecciones son durante un periodo largo de tiempo y tenemos que tenerte muy controlada durante este tiempo….y cerramos la consulta el 15 de Julio.

Si hubierais podido ver la cara de pena con la que me miró después de ver mis ilusiones…o es la doctora más cariñosa del mundo o la mejor actriz.

El bajonazo que me dio no se lo deseo a nadie, os lo juro.

Me dijo que tendríamos que esperar hasta después del verano y que llamase cuando me llegase la menstruación de septiembre, que empezaríamos con las inyecciones cuando antes y, si todo iba bien, la primera intentona será en octubre (que lejos lo veo Dios mio…). De momento deberé seguir tomando Progeffik, para seguir ovulando, porque sino, dejaré de tener la menstruación. 

Mantuve mi sonrisa en la cara y dije que no pasaba nada, que con las vacaciones y con los días de playa, se pasaba el verano y septiembre estaba a la vuelta de la esquina, pero lo dije en voz alta más para convencerme a mí que nada, porque por dentro estaba hecha polvo. Aún recuerdo el vacío que sentí en el estomago y me dan ganas de llorar (soy una llorona! lo sé). 

Nos dio unos papeles que debemos leernos y firmar para autorizar la IA, los papeles con las gráficas (no sé como se rellenarán, estábamos demasiado aturdidos para preguntar y de todas formas ya nos enteraremos en septiembre) y las recetas que, al ser de la seguridad social, debemos llevar al centro de salud para que nos las autoricen, porque, como la mayoría ya sabéis, son medicamentos muy caros. 

Soy una persona que nunca ha sabido fingir. Se me nota en un segundo cuando alguien no me cae bien, cuando estoy triste o cuando estoy enfadada. Siempre me han dicho que soy como un libro abierto. Así que, a pesar de que puse todo mi esfuerzo en intentar que la sonrisa de mi boca se reflejara en mis ojos, no debí tener mucho éxito, porque de camino a casa de mis padres mi pareja no paraba de hablar y de hacer el payaso para que me riera. No puedo quererlo más por intentarlo, a pesar de que sé que él también se llevó una decepción muy grande. No fue hasta después de llegar a casa de mis padres, de hablar con mi madre y de terminar de comer, cuando me metí al baño y lloré. Hasta que pensé que estaba haciendo la tonta, que si me ponía así por retrasarlo todo un poco, como me iba a poner cuando me dijeran mi primer no (tengo casi tan claro que pasará, que casi parezca que lo he vivido ya…).

A pesar de que la gente me dice que soy fuerte, en realidad no lo soy. Soy débil, sobretodo mentalmente hablando. 

Lo único que se es que con todo esto me he dado cuenta de que necesito aprovechar este verano a tope, no solo porque el próximo año ¡OJALÁ! posiblemente esté embarazada o tengamos un bebé con nosotros, ni porque si la cosa no sale bien necesitaremos todo el dinero que podamos ahorrar para costearnos la IA privada, sino porque cuando estás bien el tiempo pasa más rápido y necesito estar bien, necesito centrarme en disfrutar y no en cuantos días quedan hasta la menstruación de septiembre…

Y para eso lo mejor es cumplir sueños y hemos decidido cumplir uno de los nuestros: ¡NOS VAMOS A ROMA!.

Yo ya he estado, pero solo dos días y en un viaje de estudios con 17 años. Me supo a poco y NECESITABA volver jajaja. Mi pareja no ha estado nunca y, sabiendo lo que le encantan, no solo la historia antigua, también el turismo monumental, estoy deseando vivir con él esos momentos en los que verá por primera vez la capilla sixtina, o la fontana di trevi…en fin…tantas cosas, que si las enumero todas no termino este post ni para el año que viene! jajajaja

Soy una de esas personas a las que les gusta resaltar el lado negativo mucho, pero que finalmente se quedan con el positivo. Me agarro con fuerza a cada nota positiva que me diga que la vida no es tan negra como parece a veces. Por eso termino este post con una sonrisa, porque sé que tenemos que esperar hasta septiembre y que ahora mismo me parece una eternidad, pero también sé que cada día que pasa estamos un pasito más cerca de cumplir nuestro sueño, que vamos dando pasitos, cortos sí, pero…

SIEMPRE HACIA ADELANTE.

 

Un beso muy grande para todas. Bienvenidas a las nuevas y muchas, muchas gracias por estar ahí!!!! 

Todo lo que debes saber sobre el Síndrome de Ovario Poliquístico

Todo lo que debes saber sobre el Síndrome de Ovario Poliquístico

¡Hola a todo el mundo!

Si estás leyendo esto existe un porcentaje muy alto de que tengas Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), o de que conozcas a alguien que lo tenga.

Imagino que has buscado en Internet “qué te pasa”, “porqué te pasa” y toda la información que podías encontrar y, como yo, imagino que te has saturado e incluso asustado, porque no es algo fácil leer todo lo que podría pasarte a consecuencia del SOP.

Así que he decidido resumir en este post las principales preguntas que yo me planteaba y que posiblemente te plantearas tú.

¿Qué es el SOP?

Es una enfermedad que se da en, aproximadamente, 1 de cada 10 mujeres, provocada por la alteración de las hormonas, tanto en el cerebro como en los ovarios. Puede deberse tanto a la falta de estrógenos y progesterona (hormonas sexuales femeninas), como al exceso de andrógenos (hormonas sexuales masculinas), aunque también al exceso de insulina, lo que provoca que tus ovarios produzcan más testosterona. Nuestro organismo no utiliza la insulina de forma correcta y, como resultado, la produce en exceso para compensar.

poly_syn

¿Puedo tener SOP?

Algunas mujeres lo detectan al agravarse los síntomas entre los 20 y los 30 años, pero en la mayoría de los casos empieza a notarse incluso en las primeras menstruaciones.

La mejor forma de saberlo si crees que puedes tener SOP es acudir a tu ginecólogo y comentarle tus dudas.  Deberías acudir a él si tienes algunos de los siguientes síntomas:

  • Periodos muy irregulares, que podemos tener varias veces en el mismo mes o no tener durante varios meses.
  • Exceso de vello en partes no comunes para las mujeres, como la cara, los pechos, étc. (debido al exceso de testosterona).
  • Ausencia de ovulación (lo que provoca la dificultad para quedarnos embarazadas).
  • Abundancia de acné.
  • Pérdida de pelo.
  • Incremento de peso y dificultad para volver a perderlo. (Sobrepeso y obesidad en la mayoría de los casos).
  • Manchas oscuras en la piel.
  • Depresión o ansiedad. (En la mayoría de los casos provocada por el resto de síntomas)
  • Quistes en los ovarios (En la mayoría de los casos con dolores fuertes durante las menstruaciones).

¿Por qué tengo SOP?

No está probado que haya ninguna causa especifica que lo provoque. Aunque en algunos casos las mujeres afectadas tienen una madre o una hermana que también lo padecen, eso no implica que sea hereditario y que tus hijas vayan a heredarlo y no está probado que éstas tengan más posibilidades que cualquier otra de padecerlo, aunque algunos doctores afirman que si.

Puede estar relacionado también con antecedentes familiares relacionados con la diabetes o problemas con el páncreas. Aunque tampoco está probado.

¿Por qué mis periodos son irregulares?

Porque tus ovarios no reciben de la glándula pituitaria la cantidad de hormonas necesarias para terminar de producir huevos (óvulos), por lo tanto el proceso se detiene antes de la ovulación, el ovulo no termina de formarse y no es expulsado del ovario. O en las ocasiones contrarias, ocurrirá precisamente lo contrario, y puedes llegar a tener varios periodos en un mismo mes.

ovulation_normal_y_sopq

¿Qué pruebas me realizará mi ginecólogo para saber si tengo SOP?

No existe una prueba especifica para diagnosticar esta enfermedad, sino un conjunto de éstas. El médico te realizará preguntas sobre la regularidad de tus periodos, un análisis de sangre para comprobar tus niveles de hormonas y una ecografía para comprobar el estado de tus ovarios.

¿Tener SOP implica que tengo quistes en mis ovarios?¿Los tendré siempre?

El tener los ovarios poliquísticos NO quiere decir que tengamos “quistes en los ovarios”. Esta denominación, desafortunada por las confusiones que genera, se refiere al gran número de folículos de pequeño tamaño (menores de 10mm) que existen en los ovarios en estado de reposo, muy superior a los ovarios normales. Como ya he explicado antes, esto se produce porque el ovulo no termina de formarse y no es expulsado por el ovario.

Si padeces SOP puede darse el caso de que tengas muchos de esos “quistes pequeñitos” dentro de uno o los dos ovarios, puede que solo tengas unos pocos y puede que pases por periodos en los que no tengas ninguno. Lo importante es que, cuando los tengas, éstos no serán dañinos y por lo tanto no será necesario operarte para extraerlos.

¿Qué otras enfermedades pueden derivar del SOP?

A largo plazo las mujeres que padecen esta enfermedad son más propensas a padecer otras enfermedades mucho más grabes, como pueden ser:

  • Diabetes (como ya he dicho una de las causas del SOP es el exceso de insulina). El riesgo de padecer diabetes gestacional es mucho más alto para nosotras.
  • Hipertensión arterial.
  • Colesterol.
  • Cáncer de endometrio (Cuando el síndrome no se trata, algunos de los andrógenos fabricados se convierten en estrógenos (hormonas sexuales masculinas), y unos valores altos de manera crónica pueden aumentar el riesgo de cáncer del revestimiento interno del útero).

El tener más posibilidades de padecer hipertensión y colesterol implica que también aumenta el riesgo de tener enfermedades cardio o cerebrovasculares (infartos, trombosis cerebrales…).

¿Qué tratamiento necesito para tratar mi SOP?

Realizar al menos 30 minutos de ejercicio al día puede ayudar al cuerpo a usar ese exceso de insulina y por lo tanto regular los niveles de ésta. Existe la posibilidad de que se regulen los niveles de insulina si adelgazamos entre un 5 y un 10% de nuestro peso, pudiendo llegar a ovular de manera natural e incluso retrasar el crecimiento del vello y el acné.

En cuanto al tratamiento farmacológico, lo más común es que tu ginecólogo te recete la píldora anticonceptiva, ya que ésta proporcionará a tu cuerpo las hormonas necesarias para ovular y regular la alteración de éstas que te provoca esta enfermedad, regulando tu periodo y tanto la aparición de vello como de acné.

Las mujeres que queremos quedarnos embarazadas también tenemos la posibilidad de medicarnos para ovular, mediante la toma de otras pastillas (progesterona) que no son anticonceptivas pero que si nos proporcionan las hormonas necesarias.

¿Puedo perder peso?

¡Por supuesto! Te costará más de lo normal, pero podemos conseguirlo.

Cuando empezó a reconocerse esta enfermedad como tal, se consideraba un problema de fertilidad, pero nada más lejos de la realidad, ya que la dificultad para quedarnos embarazadas es una consecuencia de la enfermedad y no un síntoma. Esta enfermedad es actualmente considerada un problema metabólico y por lo tanto es muy importante que regulemos nuestro metabolismo con una dieta equilibrada.

Tenemos que tener en cuenta que uno de nuestros principales problemas es la mala regulación de la insulina por parte de nuestro propio cuerpo, por lo que es muy importante que llevemos una alimentación con bajo contenido glucémico para lograr tanto la pérdida de peso, como la regulación de los niveles de insulina en la sangre. Realizar ejercicio a diario también ayuda a que el cuerpo aprenda a usar la insulina y por lo tanto se regulen dichos niveles.

Debes saber que el exceso de insulina en sangre provoca la necesidad casi continua de comer carbohidratos, de ahí la importancia de regular dichos niveles.

Más que realizar una dieta para intentar perder peso o quedarte embarazada, se trata realizar un cambio de vida, haciendo ejercicio y comiendo de forma saludable. Esto dará resultados a lo largo del tiempo.

¡La dieta no debe ser una obligación temporal, sino una forma de mejorar nuestra vida de forma constante y a largo plazo!

¿Tendré problemas para quedarme embarazada?

Lo cierto es que sí. Nuestro útero es normal y nuestros óvulos son fértiles (en caso de que no lo sean, no tendrá relación alguna con esta enfermedad), sin embargo una de las consecuencias de tener SOP es la irregularidad en la ovulación, lo que nos dificulta quedarnos embarazadas de forma natural.

El primer paso hacia el embarazo es tener una ovulación regulada.

Como ya he comentado antes, existen pastillas que nos ayudan a regular nuestros ciclos sin necesidad de que éstas sean anticonceptivas, sin embargo, las probabilidades siguen siendo bajas, por lo que en muchos casos acabamos acudiendo a la reproducción asistida.

¿Que ocurrirá durante el embarazo?

Nuestros embarazos suelen considerarse de alto riesgo, debido a la alta probabilidad tanto de pérdida durante los primeros meses, como de padecer diabetes gestacional, un parto prematuro (esto se debe a que los bebes son propensos a ser más grandes de lo que deberían para su edad gestacional, por lo que acaban realizando cesárea en algunos casos) o presión arterial alta.

Lo recomendable es medir los niveles de glucosa al comienzo del embarazo y nuevamente a las 26 o 28 semanas.

No debemos asustarnos antes de tiempo, porque el porcentaje de mujeres con SOP que tienen problemas durante el embarazo es muy bajo. Nuestro principal problema es al intentar quedarnos embarazadas. Pueden darse estos casos durante el embarazo, si, pero es poco frecuente.

En cuanto al feto, no se ha probado que éste padezca problema alguno, al menos ninguno que esté relacionado directamente con esta enfermedad, por lo que no debemos preocuparnos por la posibilidad de afectarlo.

Una vez conseguido el embarazo es muy bajo el número de casos en el que suele haber problemas para la mujer y mucho menor para el feto.

Ahora bien, lo normal es que las mujeres engorden durante el embarazo y nosotras somos propensas a engordar incluso sin estar embarazadas. Esto implica una probabilidad muy alta de que podamos llegar a padecer obesidad durante el embarazo. De ahí la importancia de perder peso antes de quedar embarazada.

He leído que tengo más posibilidad de tener un embarazo múltiple, ¿es cierto?

Como ya he dicho tener SOP no implica que no seamos fértiles, aunque sí que en la mayoría de los casos es necesaria una estimulación hormonal. Por esto, con bajas dosis de medicación solemos producir gran cantidad de óvulos, lo que se traduce en una mayor posibilidad de obtener un embarazo múltiple, pero no por la enfermedad en sí, sino por la estimulación provocada por la medicación. Aunque, mirándolo de manera positiva, esto nos facilita la posibilidad de obtener buenos resultados.

Por esto es muy importante que los tratamientos sean controlados por un médico especialista.

¿Cambia el SOP con la menopausia?

Está claro que una vez que tengas menopausia, ya no tendrás los problemas de ovulación que tienes ahora. Tampoco sufrirás los dolores menstruales y, por supuesto, no te preocupará la dificultad para quedarte embarazada.

Pero lamento decirte que, en algunos casos, el resto de síntomas empeora con la menopausia. Tanto la caída del cabello, como la posibilidad de coger sobrepeso, y la aparición de vello en zonas no deseadas.  También aumentan las posibilidades de padecer problemas de corazón o diabetes. De ahí, de nuevo, la gran importancia de llevar una vida saludable, con ejercicio diario y una dieta equilibrada y baja en glucosa.

¿Cómo sobrellevar el SOP?

Esta enfermedad puede ser muy difícil de sobrellevar para la autoestima de cualquier chica joven o mujer adulta, debido principalmente a los síntomas que podemos padecer, como los problemas de la piel, el vello corporal, la caída del cabello y el sobrepeso. También nos preocupamos por la baja capacidad para quedarnos embarazadas.

Algunas chicas que sufren SOP llegan a deprimirse y lo mejor en ese caso es acudir a un terapeuta que te ayude a eliminar tu sufrimiento y a verte bien contigo misma. Hoy en día hay muchos avances que pueden ayudarnos a sobrellevarlo, tanto en dermatología, para el acné y las manchas de la piel, como las cremas o el láser, para los problemas del vello. Y siguiendo una dieta saludable y regulada notarás una gran mejora, quizás no tan rápido como el resto de mujeres, pero si a largo plazo.

Mi recomendación es que no te encierres en ti misma, que lo hables con las personas más cercanas a ti, que te desahogues y que te apoyes en la gente que te quiere y que puede ayudarte.

 

 

Yo he pasado, y estoy pasando, por lo mismo que tú y sé que es muy difícil, por eso aquí me tienes para ayudarte, para resolver tus dudas y para apoyarte en lo que necesites.

 

Muchas gracias, como siempre, por estar ahí y por darme la oportunidad de expresarme.

¡Un beso!