Una semana desde la IA. El ecuador de la espera.

Una semana desde la IA. El ecuador de la espera.

Buenos días!

Hoy estamos en el ecuador de la espera! Hoy ha pasado ya una semana desde la inseminación y me queda una semana para saber si dió resultado. ¡Una semana!

No hace falta que os diga que se me está haciendo eterna, sobretodo porque sería mentira. Eterna no, ¡eternisima!

Además lo llevo francamente mal, los dolores no cesan y, a pesar de que este fin de semana disminuyeron bastante y me dejaron descansar, ayer volvieron a la carga y con más fuerza que ningún día.

Ayer tomé la decisión de no hacer más reposo, porque la doctora dijo que hiciera mi vida normal y porque si sigo haciendo tanto reposo la casa se me va a caer encima! Y como mi trabajo tampoco es que sea cargando escombro, que estoy más bien sentadita en la oficina (como ahora mismo) y haciendo unas pocas salidas con el coche (que tampoco creo yo que eso sea malo), decidí que, previo aviso a mi padre de que no me veía recuperada del todo, lo mejor era hacer mi vida lo más normal posible.

Pero ayer durante una de las salidas, montada en el coche empecé a notar un dolor bastante fuerte y no sabría como describirlo, era una mezcla entre dolor pre-menstruación y dolor como si algo me apretara desde dentro en el bajo vientre. En fin, que me tiré como 40 minutos sentada sin poder mi bajarme del coche ni siquiera poder girarme para coger el bolso en la parte de atrás, ahí me quedé casi llorando y asustada, hasta que se me empezó a pasar, aunque eran las 11.30 de la mañana y no se me pasó completamente hasta las 13:00.

Quizás sean dolores normales premenstruales, teniendo en cuenta que, por lo visto, yo nunca en mi vida he ovulado, es posible que si lo hubiera hecho antes estos son los dolores que habría sufrido al venir a verme la roja.

Acabé llamando a la consulta de la doctora y me dijo que me relajase, que no era del todo malo, que los dolores que sentía podrían ser tanto de que me estuviese a punto de visitarme la roja o que fuese el deseado positivo. Me dijo que me mantuviese relajada e intenase hacer mi vida lo más normal posible. Que si se prolongaban durante más días fuese a urgencias por si acaso, pero que no me angustiase mucho.

¿He notado algo más además de los dolores?

Sí, muchas cosas y todas cada cual más rara.

  1. Ultra-super-mega sensibilidad en los pezones y dolor general en ambos pechos. No puedo tocarmelos ni para ducharme en condiciones. Esto me fastidia a mi y a Mr. Jason ya ni os cuento jaja
  2. Tirones en el bajo vientre al levantar los brazos, ya sea para coger el champú o para coger un archivador, todo lo que sea estirar los brazos hacía arriba me tira de abajo y me molesta.
  3. Mareos, casi constantes, aunque bastante bien llevaderos la verdad.
  4. Nauseas, muchas, muchisimas veces al día, aunque se pasan rápido. Pero me dan de vez en cuando unas arcadas horribles.
  5. Cansancio, muuuuucho cansancio, arrastro los pies al andar casi. Me pesa el cuerpo una barbaridad y si fuera por mi me pasaría el día en el sofá haciendo zapping.
  6. Poca hambre. Como entre horas porque me esfuerzo, pero de pensar en almorzar una simple manzana me desgano, no tengo hambre casi nunca y cuando como es porque mi madre es esfuerza muchisimo en hacerme lo que más me gusta. Anoche mismo cené una tostada de jamón york y una gelatina por no irme a la cama de vacio, pero no por hambre la verdad.
  7. Pis, mucho pis y muy urgente. Nunca, que recuerde mi cabecita, me he levantado a media noche para orinar. Pués llevo una semana levantandome a eso de las 5 de la mañana con una urgencia tremenda, a veces hasta dos veces a lo largo de la noche. Bebo un vaso de agua y no consigo aguantarla en el cuerpo ni media hora, parezco una manguera y conforme entra el agua, sale. Ss imposible que a mi riñón le dé tiempo a procesar esa orina!!!

A parte de esto, que ya es bastante, lo demás bien. Los nervios los llevo regular, pero supongo que eso es inevitable y que irán aumentando conforme se acerqué el día.

Personalmente intento no pensar mucho en ello, porque sino estaría todo el día dandole vueltas a la cabeza y me volvería loca, aunque no es que los sintomas que noto me dejen mucho margen para desconectar.

Mr. Jason y yo (sobretodo él, para que os voy a engañar) intentamos ser neutrales pensando que todo esto puede significar que me va a venir la peor menstruación de mi vida mezclada con unos nervios horribles. Sobretodo él intenta mantenerme en la tierra y evitar que no me haga muchas ilusiones porque sabe que si me las hago y al final es negativo lo pasaré mal.

Así que en esas estamos, espera que te espera, desespera que te desespera y así otra semana.

Quiero aprovechar para desde aquí felicitar a dos de mis seguidoras (no quiero dar vuestros nombres por respetar vuestro anonimato), con las que hablo por mail que han conseguido su esperado positivo!!!!!  A una de ellas por conseguir su sueño, porque me diste una inyección de fuerza y positivismo impresionante!! Y a otra porque es una luchadora tremenda, porque se lo merece por todo lo que ha pasado y desde aquí le mando toda la fuerza del mundo para que salga todo bien y tenga pronto a su princesita en sus brazos! Muchas gracias por estar ahí, por acompañarme, por escribirme y por confiar en mi para contarme lo que os pasa. ¡Enhorabuena mamis!

A todas las demás, gracias por vuestros buenos deseos, gracias por estar ahí y darme tanto cariño. Un besazo enormisimo!

keep-calm-and-faltan-7-dias-3

Anuncios

10 comentarios en “Una semana desde la IA. El ecuador de la espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s